Saltar al contenido

La música libera dopamina en tu cuerpo, y puede ser adictiva… ¿lo sabías?

Seguramente has escuchado a alguna persona que de manera absurda menciona que que es imposible disfrutar de la música electrónica sin drogas.

La verdad es que la música misma puede ser la droga que el cuerpo necesita de manera natural. El hecho es que los estudios recientes muestran que la música libera dopamina en el cuerpo humano, la hormona responsable de la sensación de bienestar y placer.

Es el mismo efecto que tiene en el cuerpo el uso de las drogas ilegales y las actividades placenteras como tener relaciones sexuales, comer una buena comida o ganar la lotería.

Si bien es cierto que cualquier ritmo puede tener un efecto de éste tipo en nuestro cuerpo, es un hecho que la música electrónica tiene un efecto mucho mayor a nivel sensorial. Ésta música en los últimos años se ha ganado una gran popularidad, sus festivales de renombre mundial han llegado a oídos de tosos incluyendo Tomorrowland y Ultra Music, para muchos, DJs como David Guetta, Steve Aoki, Armin Van Buuren entre  otros, logran explotar en el cuerpo de los oyentes sensaciones inimaginables.

Recientemente han surgido dos películas que hablan de ello, “La música, los amigos y la fiesta”, protagonizada por Zac Efron y también la película única de Netflix “XOXO, la vida es una fiesta” Pero la pregunta sigue siendo, ¿por qué la música electrónica se mueve tanto con nosotros?

LA FRECUENCIA CARDÍACA

La respuesta de esta pregunta no es tan simple, pero vamos.  El primer factor a considerar es el número de latidos por minuto de la música electrónica en relación con nuestro cuerpo. Básicamente, los latidos de una canción hacen que el corazón lata más rápido o más lento; como el corazón de una persona saludable debe tener un promedio de 80 lpm, cuando se oye una canción con un mayor número de latidos, el corazón tiende a acelerarse.

El hecho más interesante de todo es que cuanto más suba el ritmo de la música, más cambios se verán en tu respiración y el ritmo cardíaco, de ésta manera puedes comprender la complejidad de formar una canción.

 CAMBIO DE CONCIENCIA

La música electrónica, especialmente el “trance”, tiene el poder de cambiar la forma sensorial de nuestro cuerpo, es decir, en vez de centrarnos en la letra, nos centramos en la música como un todo, escuchando a partir de los ritmos más bajos, hasta subir la intensidad. Todo este estilo tiene como objetivo ser una experiencia emocional, la captura de los sonidos de la naturaleza o de lo que sucede en un día y se convierta en la música.


Es interesante notar que la música electrónica puede ser una fuerte ayuda para cambiar la percepción de la mente y el cuerpo, muy similar a lo que ocurre con el uso de drogas e incluso con las ideas de una religión.

Todas estas razones, por complejas que puedan parecer, es lo que nos hace que terminemos bailando y sintiéndonos tan bien al escuchar música electrónica.

No olvides visitar nuestra fuente para Mas información sobre Noticias EDM