Sin duda alguna perder peso es una preocupación constante en tu día a día y lo peor del caso es que por lo general la información que encuentras en la web acerca de cómo perder peso es inexacta y poco fiable por lo que perder esos 5 kilos se pone cada vez más cuesta arriba, pero no te preocupes que nosotros te mostraremos cual es la manera más adecuada y efectiva que existe para perder 5 kilos en poco tiempo y no volver a ganarlos otra vez.

¿De qué se trata?

Se trata de un plan de alimentación saludable y balanceada que sea perfectamente adaptable a tu estilo de vida y que te permita hacer de este un hábito y no algo pasajero, además de acompañarlo de un plan de entrenamiento en el que puedas perder peso, ganar masa muscular y tonificar tu cuerpo de forma que puedas tener siempre el peso que deseas además de ganar salud y energía para afrontar los retos de tu día a día.

Información importante sobre cómo perder 5 kilos de forma saludable

Por lo general las personas van ganando peso debido a que toman en su dieta diaria más calorías de las que su cuerpo necesita para funcionar correctamente  por lo que el excedente de calorías se va acumulando en forma de grasa dentro de su cuerpo, lo que aumenta de forma gradual el peso de la persona y lo que es peor este exceso de calorías.

Por lo general no viene dado por la cantidad de los alimentos ingeridos sino más bien por su escasa calidad al ser en su mayoría alimentos procesados o precocidos. Para evitar esto muchas personas pensarán que es suficiente con comer menos o evitar la comida chatarra.

Pero lo cierto es que el solamente comer menos es una solución a medias ya que sin el ejercicio físico el cuerpo humano va perdiendo su resistencia y funcionalidad lo que va deteriorando no solo la calidad de vida de la persona sino también su salud por lo que es mucho más recomendable que acompañe la dieta con ejercicios físicos constantes (por lo menos 3 veces por semana).

¿Cómo perder 5 kilos de forma saludable?

En primer lugar debemos comenzar por evitar la comida chatarra, la mayoría de las personas al leer esta expresión piensa que se refiere a la comida rápida solamente, sin embargo, la triste realidad es que engloba la práctica totalidad de los alimentos procesados por el ser humano, seguro que estarán pensando “o sea que ¿cualquier cosa hecha por el hombre no sirve?”.

No necesariamente, el caso es que la gran mayoría de las plantas procesadoras de alimentos de hecho puede imprimirle calidad a los productos que elaboran, sin embargo, no lo hacen porque eso incrementa exponencialmente los costos de producción y esto a su vez decrementa exponencialmente las ganancias de sus inversionistas por lo que hacer eso no es rentable.

Si no me creen solamente deben prestar un poco más de atención a los estatutos y leyes que regulan la producción de alimentos procesados, en el ámbito internacional esta ley sería el Codex Alimentarius búsquenlo con google y aprendan un poco acerca de las principales regulaciones que se les impone a las empresas manufactureras de alimentos alrededor del mundo, claro que cada país tiene su propia ley o regulación.

Pero eso depende de la nacionalidad de cada quien, lo que nos interesa es observar que en esta normativa existen artículos y revisiones de artículos donde se autoriza la adición de ciertos aditivos alimentarios así como las cantidades máximas y mínimas permitidas según el tipo de alimento y la presentación del mismo (paquetes o piezas de ½ kilo, 1 kilo, 2 kilos y así sucesivamente).

Dentro de esta regulación están contemplados todos los aditivos alimentarios habidos y por haber, es decir, todos los que se han usado a lo largo de los años algunos de los cuales actualmente están prohibidos por comprobarse que eran dañinos para la salud de las personas y otros tantos que se pueden agregar en cantidades mínimas por las mismas razones.

Estas regulaciones están pensadas para que las empresas productoras no estafen a sus compradores vendiendoles productos que supuestamente contienen tales o cuales ingredientes cuando la realidad es otra, como es el caso de los embutidos y otros productos cárnicos a los que según la normativa no se les debe agregar más del 30 % del peso del producto terminado en carbohidratos.

Estos productos a los cuales se les suele agregar carne de soya (proteína de soya), o almidón de yuca entre otros aditivos de tipo rendidores con el objeto de hacer bulto dentro de lo que los expertos en la industria cárnica denominan la matriz cárnica de los productos (dicho en criollo, es para agregar peso y volumen al producto lo que disminuye costos de producción y aumenta significativamente las ganancias).

Lo cierto es que en el caso de la proteína de soya el cliente que adquiera el producto no va a salir tan mal parado tomando en cuenta que en su mayoría la carne de soya sigue siendo proteínas (también tienen harina de soya para agregar textura y otras propiedades funcionales al producto final), pero en cuanto a los productos cárnicos a los que se les agrega almidón de yuca, batata o alguna otra harina compuesta principalmente de carbohidratos.

A estas personas les va un poco peor ya que para que el producto adquiera las propiedades organolépticas propias de la carne (color, olor, sabor y textura), se les agregan grandes cantidades de grasa animal ya que esta tiene todas estas características y se las hereda a la mezcla final, pues en este caso el producto pierde de manera significativa su calidad por lo que la persona estará comprando un embutido altamente calórico y con un valor nutritivo muy por debajo de lo esperado todo en nombre del capitalismo.

Dicho sea de paso estas normativas no permiten la adición de más del 20 % de grasa en peso al producto lo que es bastante triste tomando en cuenta que estos productos suelen venderse por kilo y que las empresas agregan exactamente los límites permitidos a sus productos (claro, la grasa es mucho más barata que la carne), lo que quiere decir que por cada kilo de embutidos que tu familia consume están percibiendo 200 gr de grasa animal pura que equivalen a 1800 kcal.

Entonces, si dejamos de lado los alimentos procesados y comenzamos una dieta saludable a base de alimentos frescos y orgánicos podremos comenzar a bajar de peso rápidamente, claro que también debemos prestar atención a que nuestras comidas estén debidamente balanceadas para que no tomemos más carbohidratos o grasas que fibra y proteínas y tomar no más de 2000 kcal por día (es muy recomendable que lleves la cuenta).

Al hacer esto tendremos hecho la mitad del camino hacia nuestra meta, lo otro que debemos hacer es comenzar una rutina deportiva en la que hagamos ejercicios por lo menos 1 hora diaria al menos 3 días por semana.

Haciendo esto podremos perder hasta 600 gr por semana lo que significa que en unas 8 o 9 semanas habremos alcanzado nuestra meta de bajar los 5 kilos, sin embargo si lo que queremos es bajar de peso más rápido podemos tomar una dieta hipocalórica de unas 1700 kcal diarias y hacer ejercicio 5 días por semana lo que nos ayudará a perder peso.

A razón de 1 kilo por semana pero esto es mucho más difícil de lograr y soportar para las personas a dieta por lo que sólo se debe hacer si es muy urgente la situación. Visita también ¿Funciona la auriculoterapia para bajar de peso?.