Las estructuras del universo y el cerebro humano son totalmente similares, al punto que sorprenden a escépticos y científicos. Existen muchas disciplinas orientales que lo mencionan ; una de ellas el taoísmo, donde el cuerpo humano ha sido visto durante mucho tiempo como un pequeño universo, como si éste fuera un microcosmos. Mientras se realizan inversiones de miles de millones de dólares alrededor del mundo para poder investigar cómo es que funciona el cerebro, las correlaciones entre el cerebro y el universo continúan saliendo a la luz y sorprenden a más de uno.

La imagen que a continuación se presenta, ilustra las similitudes entre una red neuronal  de una célula cerebral y la manera en la que se ubica la materia oscura en el universo, tal como lo simula la Simulación del Milenio.

Si pueden observar a detenimiento, las imágenes nos ejemplifican de manera detallada y casi idéntica, la similitud que existe en la estructura en las conexiones y distribución de la materia del universo y del cerebro. ¡Algo verdaderamente fascinante! La foto de la derecha es una vista microscópica, la de la izquierda es una vista macroscópica.

No en vano nuestros antepasados, creaban mitos y leyendas alrededor de ésta fascinante relación, probablemente tenemos algún tipo de información programada genética que nos remonta a ese conocimiento. Visitando este sitio puedes encontrar ejemplos de la mitología que hace referencia a ésta relación entre el universo y el hombre desde tiempos remotos.

El cerebro es como un microcosmos.

Varios estudios nos enseñan sorprendentes similitudes entre las redes neuronales en el cerebro y las conexiones de red entre galaxias. Serios investigadores de Universidades de prestigio en Estados Unidos, incluso han creado una simulación por computadora que rompió el universo conocido en diminutas unidades subatómicas del espacio-tiempo, algo que jamás se había visto.

Las interacciones en desarrollo entre la materia en las galaxias fue similar a las interacciones que comprenden las redes neuronales en el cerebro humano. Éste estudio de hecho, sugiere una ley fundamental que rige estas redes.

En mayo de 2011, su publicó un artículo en la Revista Internacional de Ciencias Físicas sobre las similitudes entre las células y el universo. Ellos explican que un agujero negro es sumamente parecido al núcleo de la célula. El horizonte de eventos de un agujero negro: una especie de punto de no retorno donde la atracción gravitatoria chupa objetos en el agujero negro, también se asemeja a la membrana nuclear.

El tipo de eventos es de doble capa, al igual que sucede en la membrana nuclear. Al igual que el tipo de eventos, que impide que cualquier cosa que entre pueda salir, la membrana nuclear separa los fluidos celulares, evitando la mezcla, y regula el intercambio de materia entre el interior y el exterior del núcleo. Los agujeros negros y las células vivas también emiten bolsas de radiación electromagnética, entre otras similitudes.

Los investigadores escribieron: Casi todo lo que existe en el macrouniverso se refleja en una célula biológica como un microuniverso. En pocas palabras, el universo se puede representar como una célula.

Así que la próxima vez que mires tu cuerpo, trata de comprender cómo eres parte de un todo y que el universo y tú, quizá sean uno mismo.