Si eres de las personas que toda su vida ha llevado una vida sedentaria y por más deseos que tengas de cambiar tu mente y tus hábitos no te gusta hacer ejercicio, ¡no te preocupes! aquí te daremos algunas soluciones a los pensamientos más comunes que tenemos sobre el ejercicio, para que poco a poco logres motivarte y ver que no todo es tan malo como parece.

ejercicio 3

1. “El ejercicio es una tortura” No porque no nos guste hacer ejercicio debes verlo como algo realmente malo; si bien es cierto que te cansarás y te sentirás con algunas molestias debes saber que esas molestias desaparecerán con el tiempo y te harán una persona con más fortaleza.

2. “Me duele todo si hago ejercicio” Bueno, esa es la idea; de hecho existe un lema que dice “no pain, no gain” (no hay dolor, no hay resultados) el dolor indica que estás haciendo las cosas bien y estás fabricando músculos resistentes y de acero.ejercicio 2

3. “No me gusta sudar” Sudar es uno de los grandes poderes de nuestro cuerpo para eliminar sustancias tóxicas, no sudar significa que no podremos eliminar toxinas que dañan la salud. Cuando nos ejercitamos activamos nuestras glándulas sudoríparas y permitimos eliminar grasa, agua acumulada y toxinas. Sudar es realmente bueno.

4. “No tengo dinero para hacer ejercicio” A menos que realices levantamiento de fajos de billetes, no es necesario que tengas ni un solo centavo para ejercitarte, muchos toman de pretexto las altas cuotas que hay que pagar en los gimnasios y prefieren no realizar ningún tipo de ejercicio. ¡Pero eso no es pretexto!

5. “¿Cómo empiezo?” Muy fácil si nunca has hecho nada de ejercicio, empieza realizando caminatas, si tienes un perro realiza el propósito de salir todas las mañanas o tardes a caminar con él, disfruten su compañía uno del otro y empieza a moverte, después podrán acelerar el paso y trotar un poco y ¿por qué no? quizá hasta después sean campeones de running.

6. “Me siento mal físicamente si hago ejercicio” Esto es muy común ejercicio 4de escuchar y entonces el problema no es el ejercicio, eres tú y tu falta de atención en tu salud. Debes acudir a un médico que evalúe tu condición física, platica con él y sabrá orientarte sobre el tipo de ejercicio que debes realizar.

7. “No tengo tiempo de hacer ejercicio” Claro, porque trabajas mucho y estudias y te levantas tempranísimo y llegas muy tarde del trabajo ¿no? ¿a qué hora? ¡Pretextos! Existen entrenamientos de solo 10 minutos al día que puedes realizar en cualquier tiempo libre. Unas abdominales, sentadillas, estiramientos siempre podrás realizarlos en unos 5 minutos que tengas disponibles. Querer es poder.

8. “¿Y si no hago ejercicio? ¿Qué pasa?” En un principio nada, pero al paso del tiempo tu organismo será más débil que el de una persona que hizo algún deporte, puedes tener una mayor predisposición a la obesidad, el sobre peso, enfermedades cardiovaculares, diabetes, hipertensión, colesterol alteo, en fin. Creo que todos sabemos lo que sucede si no nos ejercitamos.

Después de traer para ti estos consejos, esperamos que cambie un poco tu actitud sobre la importancia de realizar ejercicios para una vida sana. ¡Buena suerte!