Tu bebé es muy pequeño y fácilmente puede lastimarse con un mal movimiento. Tomar un niño o un bebé de los brazos y jalarlo, puede causar lesiones de hombro y de codos. De hecho, la elevación y manipulación de los recién nacidos requiere una cuidadosa colocación de las manos y  brazos de los adultos para soportar el peso y mantener al bebé seguro.

Un tirón en tu pequeño, puede dañar los ligamentos o incluso mover de su lugar los huesos del antebrazo y ocasionar daños permanentes. A pesar de que muchos niños no tienen daño permanente debido a la luxación de codo, al momento de tirar de los brazos resultar en daños de huesos rotos, contusiones y daños permanentes. Su niño también puede sentir molestias que van desde leve a intenso dolor por el movimiento de los huesos. El grado de dolor no siempre indica la gravedad de la lesión.

nunca-jales-a-tus-bebes-de-los-brazos

Mucho cuidado, tirar  de los brazos no es la única causa de laceraciones en brazos. Si jalas del brazo del niño rápidamente para llamarle la atención (muchos padres llegan a hacerlo) algún mal movimiento o incluso el uso de un brazo para amortiguar una caída también causa lesión. Los niños están bajo nuestra responsabilidad y es nuestro deber cuidarles en todo momento.

Este tipo de lesión se denomina “codo de niñera” y merece especial atención y cuidado de los padres o de la persona a cargo de un niño que verifique que el niño está siendo sujetado de una manera correcta. La dislocación de huesos es un caso muy común entre los hospitales pediátricos por lo que se recomienda ampliamente que  esta información sea difundida con el fin de evitar dolor y accidentes en casa que podrían afectar seriamente la salud de los más pequeños incluso cuando estamos jugando con ellos.