¿Eres intolerante a la lactosa? ¿Iniciaste una dieta vegetariana / vegana y deseas eliminar de tu vida la leche de vaca? ¿Te encuentras en un plan de alimentación bajo en grasas para perder peso? Pues en esta ocasión hablaremos de una alternativa deliciosa, nutritiva y que además aporta muchos beneficios en nuestra salud: las leches vegetales.

¿Se puede obtener leche que no provenga de un animal? La respuesta es si y esta opción es incluso más saludable que la leche de vaca, libre de hormonas, de aditamentos y procesos industriales que eliminan cualquier tipo de propiedad de este tipo de bebida. Además el proceso de obtención de la leche a nivel macro implica mucho sufrimiento de las vacas productoras.

leche vegetal 4

Las leches vegetales más comunes son: la leche de soya, de almendras, leche de coco pero encontramos una gran variedad como leche de avena, de amaranto, castañas, quinoa o incluso de arroz.

Cualquier opción de leche vegetal que elijas, te aportará ácidos grasos esenciales, calcio, vitaminas y minerales. Puedes hacerlas neutras o dulces y claro, desde la comodidad de tu hogar.

¿Cómo preparar leches vegetales?

Existen tres principios fundamentales para preparar leches vegetales y a continuación te diré cuáles son; recuerda que la imaginación es tu límite, así que pon creatividad y amor y las cosas saldrán deliciosas.

Si tu leche será elaborada a base de semillas, almendras o nueces, deberás remojarlas en agua mínimo 12 horas antes de hacer tu leche. Si es todo un día mucho mejor.

leche vegetal 2

El agua que utilices puede ser fría o tibia; ya que revises que están blandas podrán ser molidas (apóyate de un procesador de alimentos o una licuadora para lograrlo) no utilices mucha agua para evitar que quede muy diluida (ve revisando su consistencia, tómate tu tiempo)

El segundo principio para preparar leches vegetales es que utilices una cantidad apropiada del elemento base (si te decides a preparar leche de soya revisa que sea soya blanca, ¡hay muchas variedades de ellas y el sabor puede variar!)

leche vegetal 5

Y finalmente el tercer principio que hay que tomar en cuenta para preparar leches vegetales es tener creatividad y no temer a los nuevos sabores ni a la combinación de ingredientes; es muy fácil si te ha quedado muy concentrado, solo dilúyelo, si sientes que tiene un sabor ligeramente amargo agrega miel, azúcar o frutas.

Cómo preparar leche de avena

Aqui les dejo la receta para preparar una deliciosa leche de avena, muy sencilla y nutritiva.
1 taza de hojuelas de avena (se obtiene de 1 a 2 litros de leche)
1/4 de cucharadita de sal
1 cucharada sopera de extracto de vainilla
1 cucharada de endulzante que puede ser (miel si la consumen, o estevia) tambien se pueden ocupar dátiles, pasas o frutos secos dulces (opcional)
1 varita de canela

leche vegetal 1

1. En un recipiente ponemos a remojar con agua la taza de avena (recuerda el principio uno de nuestro apartado anterior) solo el agua necesaria para tapar las hojuelas
2. Al día siguiente, en una olla ponen a fuego lento 1 litro de agua con unas rajitas de canela y una pizca de sal, se deja hervir el agua como si fuera para té y pasado esto reservamos y dejamos enfriar.
3. Vaciamos la avena remojada en la licuadora y le ponemos el endulzante elegido (solo un poco)

4. Licuamos una primera vez hasta que se triture perfectamente todo; posteriormente vamos agregando el agua que teníamos reservada con canela y sal (cuida de quitarle las varitas de canela)
5. Sigue moliedo
Pasa a un recipiente de preferencia de vidrio (no se olviden de colar)

Esta leche dura en tu refrigerados perfectamente de 2 a 3 días.

Por un mundo más consciente, saludable, y libre de crueldad animal, ¡tomemos leche vegetal!