El dolor de espalda es un trastorno común en la población, especialmente el dolor en la espalda baja que generalmente es producida por un padecimiento en la hernia discal.

Además del tratamiento proporcionado por un especialista, ¿qué beneficios se pueden realizando ejercicios para la hernia discal? La verdad, muchos; sin embargo no toda la actividad física es adecuada para la salud de la espalda, sobre todo cuando se ha diagnosticado previamente una hernia, aunque ésta sea de intensidad leve.

ejercicios dolor lumbar

Existen ejercicios para la hernia discal lumbar que te mencionaremos a lo largo de éste artículo, pero también ahondaremos más sobre el problema y las alternativas que hay para solucionarlo.

Conociendo un poco sobre la hernia discal

Un movimiento equivocado, un esfuerzo repentino, la falta de calentamiento y la ausencia de estiramiento, de hecho, puede conducir a un empeoramiento de las condiciones y también de los síntomas. Por esta razón, se refiere siempre a seguir el consejo del médico de confianza y del fisioterapeuta.

Antes de proporcionarte unos ejercicios para la hernia discal, vale la pena detenerse en conocer la información clave para la comprensión de la enfermedad:

eliminar el dolor lumbar

Los problemas de la hernia discal se refieren a una condición que resulta en contacto con las estructuras nerviosas del canal espinal, causando dolor, hormigueo, dificultad para moverse, y mucho más. El trastorno puede afectar a cualquier área de la columna  y es atribuida a una causa universal o fácilmente identificable:

Puede resultar de un trauma como el latigazo cervical, o por esfuerzos particularmente intensos, el desgaste de las estructuras fibrosas debido a otras enfermedades, la predisposición personal y más.

Los factores de riesgo para el padecimiento de una hernia de disco.

Hay varios factores que hacen más susceptible a la persona a padecer una hernia de disco:

Edad. Las hernias de disco son más comunes entre personas que están en un rango de edad de  35 y 45 años, a causa de la degeneración de los discos relacionada con la edad .
Fumar. El consumo de tabaco aumenta el riesgo de hernia de disco, ya que disminuye los niveles de oxígeno en la sangre.
El peso. El exceso de peso causa tensión adicional en los discos de la espalda baja.

masajes para hernia discal
Altura. Los personas con más estatura (entre 1.80 cm para hombre y 1.70 cm para las mujeres) parecen tener un mayor riesgo de padecer una hernia de disco.
Las ocupaciones que se extienden a la columna vertebral. Las personas con trabajos físicamente exigentes tienen un mayor riesgo de problemas de espalda. Levantar, empujar, tirar, doblar hacia los lados  la espalda puede aumentar el riesgo de hernias de disco en repetidas ocasiones. Los trabajos que requieren mucho tiempo sentado o de pie o en la misma posición pueden aumentar el riesgo de hernia de disco.

Ejercicios útiles para la hernia discal

Una hernia necesita un chequeo médico y el tratamiento definido por el especialista. El ejercicio no es un sustituto de otros tratamientos, pero puede ayudar a mitigar un poco el dolor. A veces, resulta ideal poner en práctica ejercicios para hernia discal en piscina pero como no todos tenemos acceso a una, tenemos opciones mucho más acordes a lo que todos tenemos en casa.

postura para la hernia discal

Normalmente utilizamos tratamientos suaves, relajando los músculos y las articulaciones, con un enfoque integrado de yoga, pilates, estiramiento y masaje. Nunca con ejercicios demasiado fuertes que pudieran dañar más la columna.
A continuación, te dejamos 3 ejercicios para la hernia discal que puedes hacer desde casa siempre y cuando esté avalada por tu médico y tu fisioterapeuta:

Posición agachada: llevar las piernas dobladas en lo posible cerca del pecho, si es necesario con la ayuda de las manos. El movimiento debe ser muy lento, así que vamos a tener que parar en caso de exceso de estrés o tensión. Se mantiene la posición durante unos diez segundos y luego vuelve a descansar. Esta técnica ayuda a la relajación de la espalda baja, lo que reduce la carga en los músculos y las articulaciones.

Presidente: sentado en una silla con las piernas ligeramente separadas, doblar el torso hacia adelante lo más suave posible, tocando los tobillos con las manos. Mantienes la posición cinco segundos y regresas. Este ejercicio reduce la carga del peso del cuerpo en la parte trasera, proporcionando alivio momentáneo.

 

Doblado al estar sentado: sentado en el suelo, posiblemente con las piernas juntas, nos inclinamos hacia delante, extendiendo los brazos, para tocar tus pies. No es importante que en realidad las manos toquen los pies, entonces vamos a detenernos en caso de dolor o incapacidad para realizar movimientos más complejos. El movimiento ha hecho un efecto relajante sobre toda la espalda.