Estamos a punto de concluir un año más, el 2014 se va en algunas horas y para quienes buscamos realizar ejercicios para una vida sana, es la época perfecta para reencontrarnos con uno mismo y para descubrir que nuevos horizontes habremos de pisar para el nuevo año que empieza, o el nuevo ciclo que queremos iniciar.

Por eso en esta ocasión y como parte de nuestra semana de despedida de año, traemos unos ejercicios para meditar; si no has pasado también por nuestros artículo que habla sobre los beneficios del yoga, te invitamos a que pases y lo leas para completar con esta rutina.2

1. Iniciamos con los ojos entreabiertos y enfocados en la respiración.

2. Respiramos a través de los orificios nasales de  manera natural y sentimos la sensación del aire que entra y sale por tu nariz. Esa sensación es el centro de la meditación, solo debes enfocarte en eso. No debes forzar la respiración, es un proceso simple y natural, así llévalo.

3. Es probable que tu mente empiece a distraerse y que al entrar en este proceso de meditación sientas más distracción, eso nos dará una día cual es el estado mental en el que estamos por lo general. Tus pensamientos van a salir a flor de piel, intenta detenerlos concentrándote en el punto número 2; o sea en la respiración.

3

4. Permanece así hasta que tu mente solo esté concentrada en la respiración; en ese momento sentirás serenidad y relajación. Nuestra mente estará con lucidez y estará restablecida de emociones.

Al realizar este ejercicio para meditar, lograrás tranquilidad mental eliminando distracciones y tendrás calma; el objetivo es que debes permanecer en ese estado de calma mental durante un tiempo.

Este es un ejercicio previo a la meditación y es muy eficaz cuando queremos controlar nuestras emociones y poner paz en nuestra mente.

Queremos que externes una paz interior y satisfacción de que estás pudiendo controlar la mente, sin  depender de las condiciones externas que te están rodeando.1

Debemos detener la turbulencia de las distracciones diarias, disminuir el estrés y que llegue la calma, de esa forma se lograría un sentimiento de felicidad real y profunda, satisfacción que te ayudará a solucionar los problemas que se presentan en la vida cotidiana y nos abruman.

Gran parte de la tensión, estrés y dificultades que a lo largo de la vida sufrimos, están originadas en la mente, y claro está que con la mente podemos hasta provocarnos problemas de salud, o incluso agravar males que ya tenemos.

Si practicamos la meditación en la respiración durante diez o quince minutos al día, podremos reducir nuestro estrés.

De esa forma podemos experimentar una gran sensación de tranquilidad y bienestar, y nuestros problemas se desvanecerán, de a poco pero lo lograrás.5

Sabremos manejar mejor las situaciones difíciles, nos sentiremos serenos y en paz, seremos más atentos a la gente que te rodea y nuestras relaciones mejorarán.

Recuerda que nuestra mente es nuestra mejor amiga o nuestra peor enemiga, quien nos dará paz y tranquilidad o turbulaciones a lo largo del día o de nuestra vida.

Esperamos que estos consejos te sirvan y los pongas en práctica,