Tener una alimentación sana no es cuestión de moda, ni mucho menos un lujo que deban darse unos cuantos; alimentarse de forma adecuada es una necesidad que debemos tener todos los seres humanos y que por desgracia, dejamos en segundo término.

Nuestro cuerpo es como una máquina que debe ser cuidada día a día para que tenga los menores fallos posibles, y uno de los principales elementos que debemos cuidar es “el combustible” que le administramos, aquellos alimentos que van a nuestro organismo y que se convierten en la fuente de nuestra energía y de nuestros nutrientes.fruits2

Una mala alimentación se traduce en falta de energía, vulnerabilidad ante enfermedades, pérdida o aumento de peso y mala salud.

En este artículo queremos darte algunos consejos para que cambies tu estilo de vida y te decidas a modificar tus hábitos de alimentación, porque será la mejor decisión que tomes en tu vida. ¡Toma nota!

  1. Una alimentación sana inicia cuando dices adiós a aquellos alimentos que sin mucho especular, sabes que te provocan un daño. Como harinas y alimentos procesados, exceso de grasas, golosinas y gluten 2pastelitos llenos de azúcares. Aquellas deliciosas tentaciones que no nos traen nada bueno ¡despídete de ellos!
  2. Debes incluir la mayor cantidad de vegetales y frutas a tu dieta, te recomendamos que busques recetas que disminuyan tu consumo de carnes, de preferencia carnes rojas.
  3.  Come mucho pescado que además aporta Omegas, un tipo de grasa esencial para nuestro organismo.Qué frutas nos ayudan a bajar de peso7
  4. Dentro de una alimentación saludable el tomar agua es fundamental, ya que nos ayudará a eliminar toxinas de nuestro cuerpo y lo hidratará, mejorando el funcionamiento renal y hepático. Recuerda tomar al menos 2 litros diariamente.
  5. Procura eliminar de tu dieta todo aquello que requiere ser frito, elije mejor hornear o simplemente modificar las recetas para no tener la necesidad de freír.
  6. Puedes realizar semanas de desintoxicación con algún régimen de alimentación como el famoso Detox, en donde podrás consumir zumos de vegetales y frutos que ayudarán a tu organismo a la eliminación de toxinas.
  7. Nunca pienses que estás haciendo una dieta o que lo que comes no es delicioso; al contrario. Programa tus recetas para que tengas en tu mesa platillos sanos y placenteros.
  8. Revisa tus porciones de comida. Eres responsable de las dieta 1cantidades que eliges comer; eso es parte de la alimentación saludable.
  9. Si en algún momento de tu vida decidiste que algún alimento saludable no te gustaba, dale una segunda oportunidad, vuelve a probarlo. Con el paso del tiempo nos damos cuenta que en realidad su el sabor de aquel vegetal o fruto o carne que no nos apetecía, ahora no nos resulta desagradable. ¡De verdad!
  10.  Decidan cambiar hábitos en familia; de esa forma les resultará mucho más divertido apoyarse como un gran equipo.


Como ves, no es difícil mantenerte en armonía con lo que comes, solo hay que modificar algunos hábitos y listo. Recuerda que el cambio debe ser gradual, así evitarás frustraciones innecesarias. Acompaña tu alimentación sana con un buen descanso y ejercicio. ¡Los cambios serán sorprendentes!